La catástrofe somos nosotros mismos

Tengo la sensación últimamente de que se tensan las cosas que se habían destensado al comienzo de esta Legislatura. No hay una sola causa –el Ejecutivo–, ni tres —el Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial— para explicar este clima en el que florecen los catastrofistas, los de las teorías conspirativas, los insultadores, los profetas huecos. Seguramente, estamos ante una conjución astral de fenómenos sociales, que van mucho más allá de la crisis económica y que solamente así, en conjunto, explicarían lo que ahora nos pasa.

Cierto, el Gobierno, en general, está haciendo mal bastantes cosas y bien solamente unas pocas, y la oposición, pues casi lo mismo, aunque tenga menos oportunidades de demostrarlo. Lo dicho vale para el resto de los partidos políticos, claro, y para los sindicatos y para…

El desapego de los españoles hacia sus políticos –y sospecho que hacia unas instituciones que funcionan francamente mal, y no hablo solamente del desastre del Tribunal Constitucional– es tremendo, y los medios no ayudamos a serenar el debate de las dos españas, que ha vuelto.

Bueno, los medios no ayudan, en realidad, a nada; véanse, si no, ciertas tertulias televisivas –y hay que entonar el ‘mea culpa’ en lo que me toque– y léanse ciertos artículos. Este fin de semana traje a colación uno de Juan Manuel de Prada, que nunca fue santo de mi devoción, y hay que ver la que me han montado. Pero si son estos los intelectuales que han de alumbrarnos, preparémonos para seguir mucho tiempo en la oscuridad.

Creo que parte de la catástrofe la generamos, ademas de todo lo dicho, nosotros mismos. Somos un conjunto de ciudadanos –no me refiero solamente a los españoles, pero son los que mejor conozco– conformistas y poco exigentes con nuestros representantes públicos. Toleramos con mansedumbre la corrupción, la arbitrariedad y el sectario autoritarismo con los que nos bombardean desde los distintos poderes centrales, autonómicos y, sobre todo, locales –tengo especial referencia que hacer aquí a Gallardón–. Una democracia verdadera se construye con ciudadanos exigentes, participativos, críticos. Aquí y ahora no lo estamos siendo.

14 Respuestas a “La catástrofe somos nosotros mismos”

  1. surco Dice:

    De eso no le quepa duda. No hay democracia decadente sin ciudadanos con poco espíritu democrático. Los gestores del sistema puede que sean las instituciones. Los guardianes de última instancia tenemos que ser los ciudadanos.

  2. Jauregui Dice:

    A Surco:
    Esa conciencia de que no podemos estar con el ‘piove, porco Governo’ sin más, es decir, sin hacer algo, nos situaría, de prosperar, entre las democracias más avanzadas de Europa. Pero ¿cómo convencer a los españoles de que solamente con criticar desde los cenáculos y tertulias, sin asumir el ‘ sudor y lágrimas’, y hasta la sangre si hace falta, no llegaremos nunca a las estrellas? ¿Y que, además, siempre harán con nosotros lo que les dé la gana?

  3. césar Dice:

    A pesar de que la situación produce tristeza, pienso que a la larga puede ser saludable que tanto desmedido quede retratado. la razón es que, efectivamente, se repite la tragedia de las dos Españas. Pero se repite como esperpento (y de los malos). A mi juicio, el desapego de los ciudadanos no es tanto frente a las instituciones como frente a la casta política que quiere manejarlas a su antojo y no es otra cosa que la manera que tenemos los comunes de mantener el tipo frente a tanta sandez. El entusiasmo, personalmente, me lo guardo para las cosas de mi pequeño mundo cotidiano. Y tengo claro que ni políticos ni medios van a resolver las cosas que me quitan el sueño. El desapego y el desdén es sólo, en muchos de nosotros, de izquierdas de derechas o mediopensionistas, la serenidad frente al esperpento en la creencia de que es la última purga que le hace falta al país para ser del todo normal. Con todo, es necesario no pasarse de listo al hacer la legítima revisión crítica de la Transición. Lo digo porque se está empezando a poner de moda decir que fue un enjuague para que los franquistas salvasen los muebles, comenzando por el más franquista de todos que sería el Rey. Por edad, el autor de este blog sabe mucho mejor que yo que el afán de reconciliación nacional existente entonces era sincero y que la consigna era no mirar hacia atrás ni para coger impulso. Y salió la Constitución, imperfecta y revisable aunque sólo sea por todo el tiempo que ha pasado desde su entrada en vigor, como tantas veces ha dicho don Fernando. La necesidad de adecuarla a nuestra circunstancia actual no puede servir de pretexto para apedrear la transición democrática, convirtiéndola en otra cosa que los españoles hicimos mal. No es justo, porque sin ese proceso, España no sería hoy tan diferente de aquella que tanto preocupó a nuestros mejores hombres de principios del siglo XX. Y otra cosa: sugiero que, si al final resulta que preferimos República, la bandera nacional sea la de la primera. A los ciudadanos no entusiastas, por definición, nos gusta saber que no nos jugamos gran cosa y que nuestras pequeñas vidas van a seguir más o menos igual. Les parecerá una tontería, pero la ausencia de franjas moradas (el color de los hematomas internos debidos a contusiones) y el matenimiento del rojo y gualda sería para nosotros, llegado el caso, un símbolo tan tranquilizador como la actual ausencia de rapaces heráldicas.

  4. pascua mejia Dice:

    Parece que el problema, como el infierno de Sartre, son los otros. No, nosotros somos el problema. No sabemos gestionar el talento porque tampoco sabemos reconocerlo. Tenemos unos políticos mediocres, pero no más mediocres que los periodistas o los abogados o los arquitectos o los empresarios: España y los españoles somos mediocres.

    No tenemos valores éticos rectores: como buen país de referencia católica, todo vale para los españoles, el robo, el fraude, la mentira, la indolencia… en nuestro adn social parece estar grabado que mentir es lícito, que robar las madalenas en el hiper es válido “porque bastante ganan ya los de carrefour”, que no pagar impuestos es lo lógico, que reclamar a la teta estatal que nos dé de todo y gratis es lo adecuado y que trabajar duro es para tontos… es mucho mejor “hacer ver” que se trabajan miles de horas. Es absurdo.

    Podemos cambiarlo, claro, pero necesitamos alguien que dé un paso al frente, que diga que hay que cambiarlo casi todo, que especifique el orden de cambio (todos conocemos los problemas y los síntomas) y que no lo maten al decirlo.

    Después, habrá que asumir que tenemos un sistema educativo estúpido, una democracia coja, una constitución incompleta y una juventud que no va apoder mantenernos porque solo va a dar camareros y fracasados.

    Me da pena mi país, siempre en rencillas bobas, siempre mirando lo que nos separa en lugar de potenciar lo que nos une… y aún hay quien se ofende conmigo porque animo a mis hijos a que se vayan a otros países más adecuados, USA, Alemania, Nórdicos.

    ¿Pesimismo? No, solo soy un optimista muy bien informado. Podemos debatir.

  5. Spaceman Dice:

    La culpa la tienen los que tienen el poder que manipulan y mienten constantemente ellos son los que deben de ser solidarios mas humanos,nosotros tan solo somos moldeables con la Falsimedia que ellos
    nos programan.
    Si queremos cambiar el mundo debemos exigir que cambien ellos dando el poder al pueblo no solo a los que en esta vida les a tocado vivir con mas de lo que se necesita.

  6. pascua mejia Dice:

    ¡Pero qué cambiar el mundo ni cambiar el mundo! Me basta con que organicemos las cosas en nuestra casa. Y la culpa no es de los que tienen el poder, es nuestra de una sociedad tan blanda y mediana como los gobernantes que tenemos.

    Una propuesta:

    cambiemos la ley electoral y hagamos que:

    1) Haya una sola circunscripción electoral (toda España) para el congreso de diputados, esto hará que los votos de un barcelonés o un sevillano no valgan menos que los de un soriano o un terulense, como sucede ahora.

    2) Subamos a 400 el número de diputados, pero no sin antes abrir las listas electorales: ya está bien de mantener a un montón de paniaguados que no tienen voz propia en el parlamento y que se limitan a votar lo que les ordena su partido. Para eso bastaría con tener un diputado por partido y que su voto “valiera” por tantos votos como diputados le cupieran según los votos obtenidos.

    3) Reformemos el senado y hagamos que sea una cámara que represente el territorio. De esta manera sería operativa y aquí cabrían los partidos nacionalistas, no en el congreso de diputados donde solo deberían caber los partidos de índole nacional. En cualquier cerebro cabe que es injusto que un partido como IU -no soy de IU ni por asomo- obtenga casi el doble de votos que Convergencia i Unió y, sin embargo, consiga muchos menos diputados.

    4) Que los partidos (y sindicatos)
    a) Sean democráticos en su funcionamiento interno.
    b) Se financien con sus propios recursos: ¿Qué es eso de que el estado les dé pasta por número de diputados? menudo chollo.
    c) Que los partidos que no paguen sus deudas sean perseguidos judicialmente y se les obligue a suspender pagos o quebrar si no pagan. Esoi de que los bancos les perdonen las deudas apesta.

    Y, ya puestos, que dejemos de llamar Tribunal a lo que no lo es, como el constitucional que ni siquiera depende del Poder Judicial y, de paso, reformemos todo el sistema judicial, que requeriría capítulo aparte.

  7. Bruno Dice:

    Este señor Mejia dice cosas muy sensatas, creo yo. Pena que los partidos que podrían llevarlas a la práctica nunca lo vayan a hacer porque priman sus intereses egoístas a corto plazo. ¿Tal vez UPyD defiende posturas similares?

  8. Para Fernando Jáuregui Dice:

    Señor Jáuregui, veo que usted atribuye a Barreda casi todo el fracaso de la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha en uno de sus “impresentables”. Algo verdaderamente sorprendente en alguien que ha entrevistado a Barreda en varias ocasiones en la radio y a quien ha tenido oportunidad de escuchar su razonamiento para plantear una cosa así. Es francamente curioso ver cómo les cuesta a muchos periodistas de Madrid entender el planteamiento de este hombre, que se lo ha explicado mil y una veces. Ustedes lo resumen así: se quiere BLINDAR el Tajo y Castilla-La Mancha es INSOLIDARIA. ¡Qué fácil es utilizar esas dos palabritas mágicas! No voy a repetir aquí todo el argumentario, pero ustedes saben que Barreda no es ningún demagogo. Encima, se preguntan por qué se le echa la culpa a Cospedal o a Valcárcel. ¿Es verdad, pobrecitos! En fin, señor Jáuregui, lo suyo es PATÉTICO.

  9. pascua mejia Dice:

    Gracias Bruno, por tu apoyo. La verdad es que sobre UPyD, cuando lees más allá de sus titulares y letras grandes, no tengo mejor opinión. Pásate por su web y lee lo que dicen: hay una indefinición sospechosísima que seguramente obedece a las ganas de pescar en la izquierda moderada del PSOE y en la derecha moderada del PP. Si a eso sumas que la Sra. Rosa Díez dejó el PSOE poco después de haber conseguido el escaño de euro-diputada y justo después de haberse presentado -y perdido estrepitosamente- a secretaria general del PSOE, la cosa huele mal. Quiero decir que lo justo y creíble habría sido dejarlo antes de chupar escaño e, incluso, antes de presentarse a Secretaria General. Suena a “pues si no gano yo, ya no juego con vosotros”.

    he visto en la web de tv3 las entrevistas de Mónica Terribas a Artur Mas y el president Montilla. Está en catalán, pero se entiende con facilidad. Me sorprenden 2 cosas:
    1) Qué suerte la de los catalanes de tener una tele pública tan independiente. La comparo con nuestra telemadrid y me pongo a llorar.

    2) Qué suerte la de los catalanes de tener políticos como Artur Mas, que habla claro, tiene principios y convicciones y reconoce errores sin ambages.

    Estoy que me mudo a Barcelona.

  10. Jauregui Dice:

    Yo también soy pascuamejiísta

  11. Peritta Dice:

    No se extrañe don Fernando que los de la plebe seamos poco participativos. Vaya, que no puedo escribir en el escolar.net ni en el Público, ni en los foros de El País ni en los del 20Minutos, porque a la media docena de textos ya me tienen baneado.

    Total que si no les hacemos a ustedes ni puñetero caso lo más probable será que nos habremos mudado al Marca o al Diez Minutos porque ni protestar nos dejan. Los de los medios de comunicación viven de los anunciantes y no de sus lectores. Y ya sabemos quienes son los mejores anunciantes y quiénes entregan las subvenciones

    con el dinero de los demás, claro.

    Ni yo ni la oposición somos los encargados de solucionarles la papeleta a estos chicos, ellos solitos se han presentado voluntarios para llevar la cosa pública y dirigir más o menos la vida de los demás. Así que si quieren ideas lo mejor es que cambien a los de arriba que a éstos ya los tenemos mu vistos.

    Y si no quieren que los de la oposición les tiren de las orejas, que entreguen un par de ministerios y verás que pronto se ablandan.

    En cualquier caso ya me dirá usté don Fernando qué es lo que están haciendo bien estos chicos porque no lo sé. Sólo oigo disparates de coches eléctricos y ladrillos sostenibles y en cambio cada vez veo más crispación. Cosa que, le recuerdo, le interesaba a don Jose Luis Talante.

    http://www.telefonica.net/web2/peritta

  12. Uno de los progres Dice:

    Las enormes ganas que tenía la gran mayoría de la sociedad española por enterrar el franquismo (toda la siciedad no, como se ve ahora) hizo que la transición y el porceso de liquidación del franquismo no se hiciera tan bien como nos lo han vendido.

    Se cubrió con un tupido velo muchos desmanes y crímenes cometidos en la propia Guerra Civil y el la postguerra (los de un bando, que los del otro ya se encargó el régimen de resolverlos y publicarlos en los muros de las iglesias de España). Se constituyó un estado de las autonomías con café para todos, que si bien ha acercado el poder al ciudadano, se ha convertido en un monstruo porvinciano (en el peor sentido), derrochón e ineficiente de difícil control e imposible armonización. Se aceptó la monarquía porqué nos la envolvieron el mismo pack que la democracia y no se reformó la justicia ni se modernizó.

    A pesar de todo yo sigo siendo optimista sobre el futuro de este viejo país, pero cada día me cuesta más …

  13. pascua mejia Dice:

    Sr. Jauregui, me sonrojas. Gracias por la adhesión, supongo que más empática que efectiva. Un abrazo

  14. maria Dice:

    A mi J.M. Prada, que el ‘de’ le viene sólo de su imaginación, me parece una persona tan amargada y falta de lógica, que sólo personas con algún déficit, pueden apoyar.
    Otro esperpento me parece Sanchez Dragó, cuando escribe articulos como “Pigs” en su columna de El Mundo, aunque éste no parece tan cerrado
    Los comentarios de las personas que no utilizan la lógica sino el insulto, se dan ellos mismos la baja calificación y no merecen mucha mención.
    Los grandes alegatos sobre cambiarlo todo, me traen el recuerdo de un refrán
    -Una cosa es predicar y otra dar trigo –
    ¿No nos basta el ejemplo Obama o Merkel?

Deja una Respuesta