Personajillos

Cuando ayer vi el esperpento provocado por doña Esperanza Aguirre metiéndose en el fútbol para no hablar de la huelga de educación que tenía en sus calles y ayudar a olvidar sus ‘malas cuentas’ públicas, pensé… somos un país de pandereta. Somos un país de chiste. Somos una vergüenza. España ‘is different’, sí, pero por ser ridícula. Luego le contestaban compañeros de su partido, vascos y catalanes, así como de otros partidos. Ya estaba montada la guerra. Luego, la Justicia la permitía la manifestación ultra de fascistas franquistas el mismo día de la la final de la Copa del Rey, este viernes, cuando estén por las calles los aficionados del Barça y del Athletic.

Este miércoles amplié mi sentimiento de indignación al ver la mayoría de las portadas de la prensa del día, valorando a sus modos y usos la huelga de ayer en educación. Gente que pretendía, tan sólo, protestar por los recortes en la enseñanza haciendo valer su dignidad, su libertad de expresión y la lucha por sus derechos. Pues no, algunos periódicos sólo veían a alborotadores y violentos, vagos y maleantes que atacan a pobres políticos baleares. Patético. Después de ver esas portadas, también me asqueé con la mayoría de la prensa de este país y pensé: tenemos una prensa de pandereta, de chiste, acorde con esta sociedad, con este país.

Cuando se me fue el cabreo de encima por toda esta situación volví a caer en mis tesis: no, no somos de chiste. Seguimos heredando malas costumbres del pasado y aún nuestros gobernantes son de chiste. Tocan la pandereta. Pero nosotros sabemos tocar y dirigir toda una orquesta sinfónica si hace falta. Cuando conoces a empresarios, emprendedores, héroes callejeros y mundanos que levantan este país cada mañana (o cada noche, que el trabajo vespertino y nocturno también existe, como Teruel), se te disipan las dudas. Es cuestión de tiempo de que arreglemos este país y castiguemos a estos políticos donde se merecen: en las urnas. Harán falta una o dos generaciones. Pero ganaremos. La gente que estudiamos o nos esforzamos, que trabajamos o queremos hacerlo, son, somos, los que hacemos y haremos mejor a España.

El Real Madrid ha sido campeón de Liga. Y lo ha sido con récord de goles, con el mejor Barça de la Historia como segundo y gran rival, y seguramente puede que también con récord de puntos. Messi lleva, a falta de dos jornadas para el final del campeonato, 46 goles. Cristiano Ronaldo, 44. Casi nada. Con estas cifras pareciera que estamos ante el mejor momento del fútbol de toda la historia. Y puede que sea así, pero también es la era del dinero, de los fichajes millonarios, la era en la que el resto de equipos quedan a años luz en la tabla de Madrid y Barça porque no pueden hacer frente a sus plantillas millonarias y sus cracks de ensueño. Pero sí, de todos modos, la afición blanca y culé pueden presumir de que algún día contarán a sus nietos que vieron los goles de Ronaldo, los regates de Messi, los pases de Özil o la soltura de Iniesta. Las paradas de Iker, las cabalgadas de Alves y Marcelo, la regia actitud de los Xavi Hernández y Xabi Alonso

Pero incluso todas esas maravillas llegan con polémicas. El Guardiola del mal perder, el Mourinho del mal humor, el Pepe de los pisotones, el Busquets del teatro… y también el Cristiano Ronaldo de los cortes de manga. Visto así, estamos en una época dorada del fútbol, pero con muy malos ejemplos para que nuestros menores se hagan aficionados a este deporte…

Caso UrdangarínEn este país, el que no corre vuela. Quienes estos días, con el famoso ‘caso Urdangarín‘, hayan buscado datos sobre el ya famoso Instituto Nóos, el que presidía el yerno del Rey, se habrá encontrado una web que no es la web que pensarían… Se trata de www.noos.es, que pasa por ser falsamente como la página oficial de ese organismo. Pero ni de lejos. Con mucho humor, los avispados autores de la web reconocen que todo se debe a una casualidad: “Estimados visitantes lamento comunicarles que no soy Iñaki. Y sí, nosotros también queríamos visitar la web de Instituto Nóos, y nos hemos encontramos que no había web y que el dominio estaba libre y disponible para su compra por lo cual, tras consultarlo con nuestros abogados, hemos decidido adquirirlo”.

Pues eso hicieron: lo compraron y ahora colocan publicidad de manera notable, algo que no se les puede reprochar. Si presuntamente, porque hay que hablar en esos términos legales, la gente del Instituto Nóos se lucró ilegalmente con subvenciones públicas, está bien que alguien ahora haga algo de caja aprovechándose de su nombre. Además, lo hacen con mucho humor, que siempre es de agradecer: “Próximamente mostraremos una selección actualizada de noticias sobre la pieza del Sr. Urdangarin separada del caso Palma Arena, bautizada como “Operación Babel”. Un saludo y lamentamos la decepción causada (que nosotros también tuvimos)”. La fotografía de Urdangarín que usa la web, brindando con cava mientras sonríe, también es impagable…

Urdangarín presionó a equipos de fútbol valencianos para contratar con Nóos
Todo sobre el caso Urdangarín>>

¿Machista o algo peor? Este jueves desayunábamos con un artículo publicado por el columnista de ‘El Mundo’ Salvador Sostres en el que, sin justificar, por supuesto, el horrible crimen del joven rumano que mató a su pareja y enseñó por webcam el cadáver a su padre, metió la pata en la forma de presentar sus argumentos. Vino a decir en un texto titulado “Un chico normal” (¿?) que no era un crimen tan horrible, porque es algo que está a la orden del día por la violencia que rodea nuestra sociedad y que se justificaba en que su novia le iba a dejar, ante lo que cualquier persona puede reaccionar de forma alocada. ‘Enajenación mental transitoria’, lo califican las leyes, pero una cosa no quita la otra, claro.

El caso es que ha sido tal el aluvión de críticas y comentarios contarios a Sostres y el diario ‘El Mundo’ por publicárselo, que su director, Pedro J. Ramírez, ha tenido que tomar cartas en el asunto y anunciaba en su Twitter que lo retiraba. “Comparto muchas de las críticas al blog de Sostres de hoy. El director de elmundo.es también. Acabamos de retirarlo. Pedimos disculpas”, ha dicho tajantemente el periodista. También añadió poco después que “lo inaceptable del texto de Sostres es que utiliza la misma expresión -“violencia”- para un asesinato y el engaño y abandono en la pareja”. Y reitera que le hubiera gustado que no saliera en la publicación impresa, pero que se les escapó a los controles.

¿Cuántas veces más Sostres tendrá carta blanca para decir tales cosas, como cuando justificó que Dragó se acostara con menores de edad de apenas 15 años, porque son y resultan muy atractivas para un ‘caballero’…?

La peor versión del primer ministro italiano se dejó ver por Lampedusa, la isla italiana que está recibiendo grandes masas de refugiados e inmigrantes clandestinos procedentes de diversos países, árabes o asiáticos. Berlusconi anunció que propondrá a la isla de Lampedusa como candidata al Nobel de la Paz (¿?) y un plan extraordinario para “liberar la isla” de los inmigrantes clandestinos “en dos días”, así como un plan para renovar su imagen de cara al turismo.

Perlas como que “en Lampedusa habrá siempre un barco dispuesto a ‘vaciar’ la isla” de los inmigrantes” o que “limpiará las playas” son candidatas, más bien, a un anti-nobel de la paz, por mucho que luego quiera arreglarlo con promesas de trasladar a esos inmigrantes a otras provincias para acogerlos. El problema existe, no caigamos tampoco en una falta de realismo: continuamente llegan masas de ciudadanos procedentes de estos países con problemas, como Túnez, y las naciones europeas del Mediterráneo tenemos que afrontarlo. Pero no será el mejor camino el populismo, como demuestra Berlusconi.

Increíble. Una de las periodistas más controvertidas por su labor profesional, Ana Rosa Quintana, no está ni mucho menos arrepentida o avergonzada por la ya famosa entrevista que su programa arrancó -literalmente- a la mujer de Santiago del Valle, el ya confirmado como asesino de la niña Mari Luz y condenado a 22 años de cárcel. Esa entrevista, como ya saben, burló el día a día de un proceso judicial en marcha, además de que se dio la circunstancia de que esta señora, Isabel García, presenta una discapacidad intelectual importante, con lo que las dudas sobre la ética profesional de la entrevistadora y su responsable, Ana Rosa Quintana, están más que evidentes.

Pero lo peor ha sido la reacción de Ana Rosa, quien después de pasarse por los juzgados para declarar en calidad de imputada, no ha tenido rubor en afirmar que no le “quita el sueño” y que si habla de ello públicamente en televisión, será en su programa de forma exclusiva. También dejó alguna perla, más que indignante, como que “a mí ya me sorprenden pocas cosas”, “cuando uno pelea, pelea” o ésta otra: “Brindo por nuestra profesión, brindo por la libertad de expresión”. Creemos, Ana Rosa, sinceramente, que muchos no compartiríamos ese brindis si lo que hay que defender es esa entrevista en concreto…