Nunca creí que estaría de acuerdo con…

“If I Was You And You Were Me, Would You Live Your Life Differently”, reza una canción de los veteranos del rock Saxon. Algo así como “si yo fuera tú y tú fueras yo, haría tu vida de forma diferente”. Algo así le ha dicho Rajoy a Zapatero. Tiene razón en algo, y es que aunque el líder socialista quiera evitar una confrontación con UGT en la fiesta minera de Rodiezmo, las ideas están por encima de la imagen, de las críticas que pueda escuchar y de los tomates que pueda recibir en la cara.

ZP ha ido siempre que ha podido a esa fiesta en su tierra, y el mensaje enviado justo ahora no podía ser peor: os abandono, trabajadores, obreros, porque no es buen momento para que aparezca por allí. Ahora bien, choca que lo diga Rajoy, quien ni se ha querido hacer fotos con Camps, el presidente valenciano, tocado por el ‘caso Gürtel’. Al final la conclusión no es otra que no limpian su casa y cuestionan la limpieza de las de los otros…

No es broma. El Vaticano, siempre envuelto en sus campañas de imagen para acercarse al pueblo, ha ofrecido una lista de los mejores discos de la Historia de la música popular. Y sorprenden los resultados. No sólo porque aparezca como mejor álbum de todos los tiempos el ‘Thriller’ de Mickael Jackson, sino porque también aparecen Pink Floyd, una mítica formación de rock sinfónico que hizo crítica religiosa -entre otras cosas- en algunos de sus discos.

A nadie se le escapa que ‘The Wall’, su mítico disco conceptual de 1979, fue algo más que la historia de un decrépito personaje ficticio basado en el propio Roger Waters, bajista, vocalista y líder de la banda. ‘The Wall’ contenía grandes críticas a la sociedad anglosajona contemporánea, la que intervino en la II Guerra Mundial y que, posteriormente, alentó una serie de valores y dogmas ultraconservadores. Waters critica en este álbum la enseñanza que atenaza a los jóvenes -como se puede apreciar en el conocido tema ‘Another Brick…’– y también a los políticos y el clero anglicano. Es cierto que no hay alusiones a la Iglesia Católica, pero porque en Reino Unido no está presente con peso en la sociedad.

Y sí, también están Michael Jackson, sobre quien nadie pudo finalmente demostrar las acusaciones de pederastia y acoso sexual. Pero ahí está esa sombra, ignorada por el Vaticano. El encargado de realizar la lista ha sido el diario oficial de la Santa Sede: ‘L’Osservatore Romano’, que dedicó un artículo -titulado ‘Los 10 mandamientos de la buena música’– para enumerar las mejores producciones discográficas. La tercera posición la consiguió ‘Revolver,’ de The Beatles.

Del ‘fontanero Joe‘ a Emilio Gutiérrez. Si el norteamericano se convirtió en las pasadas elecciones yanquis en el gran protagonista en la pugna entre Obama y McCain, Emilio Gutiérrez, también conocido ya como el ‘justiciero’ de Lazkao, se erige en el blanco de todas las declaraciones políticas de la recta final de la campaña vasca.

Lo más importante es que Gutiérrez ya es, tristemente, un objetivo de ETA y de las bases sociales que apoyan a la banda terrorista. Lazkao, su localidad, ha amanecido llena de carteles con la cara de este chico, con duros calificativos. Su acción va a tener graves consecuencias tanto judiciales como sociales. Ya saben que el joven atacó la herriko taberna de su pueblo después de que su casa resultara afectada por la bomba colocada en la casa del pueblo, la sede del PSE.

Para media España este chico, aunque haya cometido un evidente delito, no ya presunto, pues ha sido pillado con las manos en la masas, es un héroe. Un héroe al que no conviene públicamente dar apoyo porque no se debe tomar la justicia por su mano. Patxi López e Ibarretxe, así como Rosa Díez, coinciden en que se entiende su postura pero no pueden justificar su acción. El más claro con lo que piensa es el ‘popular’ Basagoiti, también candidato electoral como López e Ibarretxe. Se ofrece públicamente a facilitarle la defensa legal cuando sea oficialmente imputado y le da todo su apoyo. No considera que se haya tomado la justicia por su mano, sino que es un acto de justicia. Yo también lo creo. Y Gutiérrez es un valiente, porque quizás yo, en su caso, no tendrá agallas. Él sí las tuvo.

Dicen que roba a un ladrón tiene 100 años de perdón. ¿Y el que destroza a los que destrozan propiedades y vidas?

obama_ganador.jpg

En la redacción de Diariocrítico, mis compañeros y yo hemos pasado en vela una noche que, somos conscientes, recordaremos siempre. Hemos sido testigos, como tantos compañeros de profesión, de un hito histórico. Testigos de la caída del mito de que un negro nunca podría ser presidente del país que tanto se manchó las manos de sangre con el racismo. Donde hubo esclavitud y donde ha habido grandes injusticias raciales.

Pero además de eso, uno no sabe con qué quedarse como el hecho más relevante para titular esta noticia. Quizás con la caballerosidad de ambos rivales a la hora de valorar los resultados. Quizás con que las mujeres y los jóvenes, y lógicamente los afroamericanos, han sido quienes han aupado a Obama a la presidencia. Quizás con que EEUU, país que tantas enemistades y recelos genera en todo el planeta por sus excesos y errores, vuelve a sumar puntos y pone su granito de arena para volver a cambiar el mundo. Quizás que con todo esto, nace una nueva época en el orden mundial. O, quizás, ya en clave nacional y con algo de humor entre tanta solemnidad… que al fin Zapatero, si nada extraño ocurre, visitará la Casa Blanca. Sonrisas para los nuevos tiempos.

080412minifriso_rajoy.jpg

Me encanta… aunque sea como persona. Si bien discrepo en el 90% de sus ideas políticas, no puedo evitar sentir simpatía por este gallego de afable carácter y que antes de ser el señalado por el pudiente dedo de Aznar caía bien a media España. Antes también del Prestige, todo hay que decirlo.

La pillada que le han hecho a micrófono abierto diciendo que este domingo, día 12, le tocaba ir al “coñazo” del desfile no hace sino sentirme más cercano a don Mariano. Porque esa expresión, entre otras, es la que representa lo que sentimos gran parte de esta sociedad. Una parte de la sociedad harta de estúpidos fastos, más propios de una dictadura militar que de una democracia en la cual el Ejército no debe ser más ni un poco más representativo de lo que lo son tantos ciudadanos anónimos, trabajadores y funcionarios públicos. Me interesa más un desfile de horteras majorettes, de músicos de orquesta de pueblo, que ver a una serie de militares andando como marionetas, al unísono. A mí, eso no me representa en un día que festeja la Fiesta Nacional.

Y parece que por fin, pese a su patético mensaje de invitación a la sociedad que Rajoy hizo el año pasado, algo nos acerca más al PP. O a parte de ese peligroso conglomerado de ideologías que es el PP.