El opio del pueblo

De GuindosSí, el calor meteorológico está acosando a España, pero son otras olas de calor las más graves. O quizás, deberíamos decir “ollas”. Mientras nos debatimos entre medidas poco fáciles de asumir, como la subida del IVA de productos de primera necesidad, como el pan, o la subida de los carburantes, el fin de muchos medicamentos cubiertos por la Sanidad pública… etc, hay otros temas que estamos olvidando. España ya no puede seguir financiándose a este precio en los mercados.

Nuestra deuda es abismal, sigue creciendo, el déficit se dispara en los primeros 5 meses del año y el Banco de España acaba de decir que seguramente la economía se retraiga más aún en el final de este 2012, alejando toda posibilidad de recuperación en esta crisis. Para más INRI, la Alemania de Merkel deja claro que no entrará en el sistema de eurobonos, quizás una última esperanza para nuestro país para evitar las duras condiciones de los mercados, que no confían, lógico, en nuestra solvencia. ¿Qué nos queda? ¿Tenemos que ponernos en lo peor?

Quizás escapemos de la intervención, más que nada porque Europa no puede asumir el rescate de un Estado tan magno como el nuestro. Además, podría arrastrar a Italia, y la hecatombe del euro sería absoluta. Pero la intervención o el rescate de hecho sí llegará. Es decir, que nos dicten absoluta y completamente todas las reformas a acometer. Y sí, cuando Europa habla de reformas o recomendaciones se refiere a recortes.

Tranquilos, no lloremos. Siempre nos quedará La Roja.

Rajoy, el Rey Salomón

Rajoy, el Rey Salomón

En la era socialista la comidilla ‘popular’ (o populista, en cualquier caso) consistía en vender la idea de que con Zapatero, España era un hazme-reír diplomática en todo el mundo. Que se reían de nosotros en todos los grandes actos internacionales. Aún espero que alguien en el PP diga lo mismo por la humillación a nuestro país con la presentación de Rajoy como “primer ministro de las Islas Salomón” en la cumbre del clima en Brasil.

Otra mentira destripada.

Y lo de Aguirre… ¿qué me dicen? A mí me recuerda al famoso anuncio del juego del Scattergories. El Scattergories es mío y me llevo, decía el actor del spot, porque no le dejaban ganar con sus trampas y prefería irse con el juego a otra parte. Lo mismo ha hecho doña Esperancita con su arranque absolutista y anti-democrático sobre el Tribunal Constitucional y su fallo sobre Sortu. A mí tampoco me gusta ese fallo sobre los abertzales, pero si tiramos este Tribunal, para eso tiramos toda la vetusta Constitución de 1978. Que bien nos valdría, empezando por la absurda monarquía. Pero que una presidenta regional, que quiso aspirar, no olvidemos, a algo más grande en política nacional, diga algo así, es muy grave. Quiere enterrar el Constitucional porque no le ha gustado su fallo, y cree que lo gobiernan los sociatas-progres. Suele pasar, como ahora los conservadores-peperos mandan en otros órganos judiciales.

¿No vendría mejor abrir el debate sobre que dejemos de politizar la Justicia? Pero para ello, siendo objetivos y ecuánimes. Porque… ¿olvida Aguirre que nadie se quejó cuando este mismo Tribunal Constitucional tiró las partes más polémicas del Estatut catalán que recurrió su partido? Ahí no la vi yo con tantas ganas de fastidiar.

Entre Aguirre, Gil y Gil y políticos bananeros como Chávez no hay tanta diferencia. Políticos populistas que se mueven con arte y desparpajo entre sus bases y sus votantes, pero que son una completa decepción para nuestro nivel político como nación.

Y de cortinas de humo, ¿qué? Los españoles ya somos suficientemente inteligentes y experimentados para saber que casi todos los políticos son iguales, en el sentido de que cuando gobiernan hacen x, cuando están en oposición hacen y, que suele ser la queja de la x, y luego cuando uno pasa a la oposición y el otro gobierna, se intercambian las letras x e y. Pero vamos, que sabemos de qué hablamos: cuando Zapatero y su gobierno tenía que distraer la atención, se hablaba de gays y de leyes de aborto. El PP prefiere cargar contra Gibraltar y otras chorradas. La Eurocopa le ha venido genial a Rajoy. Si ganamos, que es más que factible, ya tiene este Gobierno del PP historia patriótica para rato, que no para Rodrigo Rato.

No es ninguna coña demagógica. Mientras en este país hemos sentado en un banquillo al juez Garzón por querer juzgar CRÍMENES (por lo que luego se le dejó marchar tras humillarle), o ahora al cantautor Javier Krahe por hacer una crítica implícita a las religiones con su vídeo en el que cocinaba a un cristo, dejamos que los gestores que han quebrado bancos se vayan de rositas. No perdón, de rositas no: indemnizados o con pensiones millonarias. Hoy, por ejemplo, se ha sabido que un directivo de Bancaja (que forma parte de Bankia) tiene derecho a una pensión de 13,9 millones. Ridículo. Parece ser que UPyD, el partido de Rosa Díez, va a intentar que Rodrigo Rato pague por ello. Y es que Bankia y su matriz, BFA, nos mintieron. Trucaron las cuentas. Si un ciudadano lo hace, Hacienda le cruje. Si lo hace un banco, le ayudamos para mejorar.

No soy demagogo: si cae un banco, se caen muchos activos y pasivos de empresas, financiaciones necesarias y créditos vitales para sobrevivir. Pero sostener la banca debe ser compatible con acometer los castigos necesarios. Si un médico se equivoca, se le juzga por negligencia.

¿Por qué no a gestores que estropean nuestra economía y nuestras cuentas?

¿Saben que lo que va a costar sostener ahora a Bankia, unos 20.000 millones de euros, es justo el doble de lo que recortamos en Sanidad y Educación por orden y gracia de los liberales del PP en el Gobierno?

¿Saben que para recortar lo segundo se nos dice que el sistema de sanidad pública es insostenible pero no hablan de dónde proceden esos fondos?

¿Saben que no vienen de Europa, pero que España podría pedir fondos de ayuda a Europa para sostener el sistema público de salud y la educación de nuestros jóvenes?

Pero claro, recurrir a ello sería reconocer la derrota. Y siempre queda más elegante decir que se es liberal, y que uno se financia únicamente en los mercados. Los grandes dictadores, por cierto.

Cuando ayer vi el esperpento provocado por doña Esperanza Aguirre metiéndose en el fútbol para no hablar de la huelga de educación que tenía en sus calles y ayudar a olvidar sus ‘malas cuentas’ públicas, pensé… somos un país de pandereta. Somos un país de chiste. Somos una vergüenza. España ‘is different’, sí, pero por ser ridícula. Luego le contestaban compañeros de su partido, vascos y catalanes, así como de otros partidos. Ya estaba montada la guerra. Luego, la Justicia la permitía la manifestación ultra de fascistas franquistas el mismo día de la la final de la Copa del Rey, este viernes, cuando estén por las calles los aficionados del Barça y del Athletic.

Este miércoles amplié mi sentimiento de indignación al ver la mayoría de las portadas de la prensa del día, valorando a sus modos y usos la huelga de ayer en educación. Gente que pretendía, tan sólo, protestar por los recortes en la enseñanza haciendo valer su dignidad, su libertad de expresión y la lucha por sus derechos. Pues no, algunos periódicos sólo veían a alborotadores y violentos, vagos y maleantes que atacan a pobres políticos baleares. Patético. Después de ver esas portadas, también me asqueé con la mayoría de la prensa de este país y pensé: tenemos una prensa de pandereta, de chiste, acorde con esta sociedad, con este país.

Cuando se me fue el cabreo de encima por toda esta situación volví a caer en mis tesis: no, no somos de chiste. Seguimos heredando malas costumbres del pasado y aún nuestros gobernantes son de chiste. Tocan la pandereta. Pero nosotros sabemos tocar y dirigir toda una orquesta sinfónica si hace falta. Cuando conoces a empresarios, emprendedores, héroes callejeros y mundanos que levantan este país cada mañana (o cada noche, que el trabajo vespertino y nocturno también existe, como Teruel), se te disipan las dudas. Es cuestión de tiempo de que arreglemos este país y castiguemos a estos políticos donde se merecen: en las urnas. Harán falta una o dos generaciones. Pero ganaremos. La gente que estudiamos o nos esforzamos, que trabajamos o queremos hacerlo, son, somos, los que hacemos y haremos mejor a España.

Casi 20 ciudadanos pacíficos detenidos por protestar contra las injusticias, por estar indignados. Mientras, la misma noche del sábado, 12 de mayo, dormían en caliente en sus domicilios políticos como Jaume Matas, Francisco Camps o Carlos Fabra, entre otros tantos visitadores de los juzgados. El primero de ellos, incluso perdonado con una fianza millonaria (pero millonaria de las de verdad, no en pesetas, sino en euros).

Pues eso. Que mientras unos ciudadanos son arrestados como perros y pasan la noche en el calabozo por “resistencia a la autoridad”, unos estaban pasándolo genial. Y esta mañana de lunes, antes de las 6 de la mañana, los indignados del 15-M que aún quedaban en la Puerta del Sol eran desalojados por la Policía. Es cierto que sin violencia, al menos. Cifuentes cumplió y hay que valorárselo.

Eso sí, a las 9 de la mañana todo limpito para que el Real Madrid acudiera a la casa de Esperanza Aguirre, en Sol, a lucir Liga. Sin palabra para los perroflautas del 15-M, claro. Bruce Springsteen ayer domingo en Sevilla dedicaba el concierto multitudinario a los indignados. Eso sí, a precio de indignación, claro. Estrellas sociales a precio de rico-poco-indignado.

Y mientras, el Villarreal a Segunda División, que tiene también nombre ahora de banco, como la Primera de toda la vida, ahora Liga BBVA. El equipo castellonés jugará con Racing y Sporting, los otros dos descendidos, en la Liga Adelante. Pasa de jugar la Champions hace nada al infierno de Segunda. Lecciones que hay que aprender, porque en España, esa España que jugó en la Champions –Zapatero dixit-, ahora está en quiebra. Eso sí, campeones del Mundo en casi todo.

Soy español, ¿a qué quieres que te gane… mientras me empobrezco y pierdo todos mis derechos sociales?

Hoy es 10 de mayo, 10-M. Vamos a hacer unas cuantas reflexiones…

– Decathlon se frota las manos: la posible acampada del 15-M le hará de nuevo la campaña a las tiendas de campaña Quechua

– El Gobierno mete un gol a todos los españoles nacionalizando Bankia mientras Falcao metía los de verdad en Bucarest para el Atlético

– Había más policías para Cibeles que para Neptuno; ¿los tendrá Madrid preparándolos para el 15-M?

– Falcao se pasó tres pueblos con su camiseta evangelista en la celebración: “Ten fe y verás la gloria de Dios”… ¿y eso se lo dice a los del Atleti?

– ¿Y qué hace Bielsa reconociendo que la culpa de la derrota es únicamente suya por el planteamiento técnico y no de sus jugadores? ¿No sabe que así no llegará a político, ni a dirigente, ni a banquero?… ¡Estos hombres sin ambición…! Así va el mundo.