Bloorgia

Comenzaba la jornada esta mañana con la mala noticia del fallecimiento de Enrique Curiel, quien fuera vicesecretario general del PCE y posteriormente socialista, consiguiendo ser diputado y senador. El cáncer se lo ha llevado demasiado pronto, a los 63 años de edad.

Curiel era colaborador habitual en la sección de opinión del periódico digital que dirijo, Diariocrítico.com, y aunque apenas tuve la suerte de tener contacto con él gracias a algunas de sus maravillosas columnas, me quedo con el grato recuerdo de haberle ‘conocido’.

Descanse en paz, don Enrique.

“¿Por qué los cruasanes españoles son tan malos?”. Parece el comienzo de un chiste, la típica frase de gancho. Pero no, es el título de un artículo -un post- del blog del experto en gastronomía Mikel Iturriaga. Es autor del blog gastronómico Ondakín y ha colaborado con medios de Prisa como Canal + y El País o en otros como Ya.com o ADN. Pues bien, andan las redes sociales revueltas porque le ha dado por criticar la receta española de los cruasanes. O cómo se hacen aquí estos bollos tan recurrentes para un buen desayuno.

“Siendo la cocina española tan buena, siempre me ha sorprendido la capacidad que ha tenido este país para destruir el cruasán”, comenta Iturriaga, que recuerda que en Francia son de otra manera: “Cruje un poco al morderlo, después sus láminas exteriores de hojaldre se deshacen en la boca y finalmente llegas a la mantequillosa, tierna y esponjosa masa del centro”. Algo tan superficial ha dado para tanto que ya hay conversaciones enteras en Twitter y Facebook sobre el famoso asunto de los “malos” cruasanes españoles…

Nacimiento, vida y muerte de un cineasta y bloguero. Porque la vida mediática de Nacho Vigalondo ha sufrido un duro revés desde que hace escasas fechas bromeara en su perfil en la red social de microblogging Twitter con el Holocausto judío. Para quienes desconozcan este asunto, Vigalondo se dispuso a hacer unos cuantos comentarios de dudoso buen gusto y más que dudoso humor negro sobre el Holocausto, abrazando las teorías negacionistas nazis y neo-nazis. Él siempre dijo que era una pura campaña de provocación para llamar la atención, pero claro está en que traspasó una línea que no es nada conveniente traspasar.

Ahora saborea las consecuencias, que alguno verá como una caza de brujas o como un castigo desmedido. De momento, su imagen ha desaparecido de las campañas del diario ‘El País’, donde colaboraba, y su blog en este periódico ha sido eliminado, algo que pudo tratar en su último post, titulado “Diario Cinematográfico“. No se le puede reprochar, al menos, que se despida sin dar explicaciones definitivas al respecto de la polémica: “Pido disculpas por el dolor que está causando mi tweet. Quiero aclarar que ni soy antisemita ni negacionista”. Tendrá que comenzar de nuevo, parece.

facebookCuando este mediodía del martes vi que se caían los servidores de Facebook lo comenté rápido en Twitter, más que nada para saber si era un problema de DNS de mi zona. Pues no, era una gran caída. ¿Imaginan que esa caída de servidor hubiera durado un día? ¿Varios días? ¿Cambiará el día a día de la población mundial en el primer mundo si dejaran de funcionar las redes sociales?

Sería un interesante experimento social, claro está, a la vista de lo ocurrido hoy.

Y si no, ¡que se lo digan a Enjuto!

No soy de los que usan el inglés por puro capricho lingüístico. Pero hay frases que, estos sajones, clavan en sonoridad. Así que quería usarla con ocasión de mi 29º cumpleaños. No voy a contar ninguna larga historia ni recopilar viejas y nuevas penas ni contar las sempiternas alegrías que me ha traído la vida. O quizás ya lo haya hecho. Sólo pretendo agradecer a la vida las buenas cosas que me ha traído, que sobre todo han sido una familia, unos amigos y unos compañeros de profesión estupendos, increíbles. Que antes que cualquier cosa me han ayudado a ser, si es que así es, mejor persona que si no les hubiera tenido a mi lado.

Mis padres, por inculcarme sobre todo un valor por encima de todo: que el esfuerzo y el cariño son los valores más grandes de la vida para conseguir las metas. Y que nada es regalado ni debería serlo, sino fruto de la entrega.

Mis amigos y compañeros, por entregarme el triple de afecto que yo les pueda dar a cambio, mostrándome la cara más amable de esta vida.

Y ya. Que lo bueno, si es breve, dos veces bueno. Pero directo 😉