He oído de todo, sobre socialistas manipuladores, rojos que se inventan cosas… bueno. Aquí se oye el triste hit del verano: “¡Que se jodan!”. Hay una frase griega que decía: “Sé mejor hombre que tu padre”. Andrea Fabra no se lo ha aplicado. Aunque sí le superará en mala fama, a este paso a Carlos Fabra.

Que no, que no es demagogia. Que los periodistas criticamos tanto como cuando lo hace un presidente (supuestamente) progresista como cuando lo hace un presidente conservador, de derechas o como se le quiera llamar. Recortador, dicen ahora. No se entiende que el domingo pasado, 1 de julio, Mariano Rajoy acudiera a la final de la Eurocopa pero no a los incendios de Valencia, a visitar el terreno y animar a los equipos de extinción y a los lugareños. O que no lo hiciera al día siguiente, porque también se entiende que como jefe del Ejecutivo tenga que representar al país en la cita deportiva antes mencionada.

Pero sí hemos visto este domingo a Rajoy visitando a la Iglesia. Acudía a Santiago de Compostela, a su querida y natal Galicia, para hacerse la foto de entrega del Códice Calixtino, recuperado esta semana por la Policía tras el robo que se produjo hace un año. Lamentable, desde cualquier término e interpretación política y periodística. No tiene sentido. Muy triste estampa.

De GuindosSí, el calor meteorológico está acosando a España, pero son otras olas de calor las más graves. O quizás, deberíamos decir “ollas”. Mientras nos debatimos entre medidas poco fáciles de asumir, como la subida del IVA de productos de primera necesidad, como el pan, o la subida de los carburantes, el fin de muchos medicamentos cubiertos por la Sanidad pública… etc, hay otros temas que estamos olvidando. España ya no puede seguir financiándose a este precio en los mercados.

Nuestra deuda es abismal, sigue creciendo, el déficit se dispara en los primeros 5 meses del año y el Banco de España acaba de decir que seguramente la economía se retraiga más aún en el final de este 2012, alejando toda posibilidad de recuperación en esta crisis. Para más INRI, la Alemania de Merkel deja claro que no entrará en el sistema de eurobonos, quizás una última esperanza para nuestro país para evitar las duras condiciones de los mercados, que no confían, lógico, en nuestra solvencia. ¿Qué nos queda? ¿Tenemos que ponernos en lo peor?

Quizás escapemos de la intervención, más que nada porque Europa no puede asumir el rescate de un Estado tan magno como el nuestro. Además, podría arrastrar a Italia, y la hecatombe del euro sería absoluta. Pero la intervención o el rescate de hecho sí llegará. Es decir, que nos dicten absoluta y completamente todas las reformas a acometer. Y sí, cuando Europa habla de reformas o recomendaciones se refiere a recortes.

Tranquilos, no lloremos. Siempre nos quedará La Roja.

eta¿Solucionar un conflicto? ¿Negociar un futuro de paz? ¿Abrir nuevas vías? Miren señores, me parece genial que a los que hace años defendían con bombas y pistolas sus argumentos políticos ahora sólo quieran hacerlo por vías democráticas. Pero antes es imprescindible que rompan con su pasado, que condenen a ETA, que condenen los atentados y pidan perdón a las víctimas. Y que jamás, jamás, equiparen víctimas. Porque esto no es un conflicto. Es una falacia. Lo que hay es una banda terrorista que amparada en un pasado anti-franquista ha seguido cultivando el terror y la muerte contra una sociedad democrática como es la española.

Aprovecho para contestar a algunos lectores que consideraron mi crítica a Esperanza Aguirre por pedir la caída del Tribunal Constitucional después de que éste legalizara a Sortu, la nueva Batasuna. Una cosa es que cuestione a una política que según le conviene, quiere o no quiere la vigencia de determinadas instituciones democráticas. Porque bien que calló cuando este Tribunal tiró gran parte del Estatut catalán.

Pero no, jamás me podría gustar que Sortu sea legal. Los que saben de leyes son más sabios, y por mucho que pueda o no haber detrás intereses políticos para legalizar a este partido batasuno, y al parecer sería cierto que ya no hay suficientes argumentos jurídicos para mantener su ilegalización. Sin embargo, nunca me gustará verles legalizados mientras no rompan con ETA, de verdad, sin matices, sin excusas.

Lo que hoy ha hecho Amaiur a través de su diputado Mikel Errekondo es indignante. Ha rechazado este diputado pagado por todos los españoles los arrestos de esta madrugada en Francia, en los que han caído 2 etarras, uno de ellos posible asesino en 2008 de Isaías Carrasco y de Iñaki Uría. ¿Cómo puede decir esto, y encima amparándose en que van “en la dirección contraria a la resolución del conflicto político”.

Vergonzoso. Y mientras, Bildu, que gobierna el Ayuntamiento de una ciudad tan insigne como es San Sebastián, subvenciona un documental sobre presos de ETA cuando juró gobernar para todos.

¿Hasta cuándo tenemos que aguantar esto? Y encima, con el dinero de todos los españoles.

Rajoy, el Rey Salomón

Rajoy, el Rey Salomón

En la era socialista la comidilla ‘popular’ (o populista, en cualquier caso) consistía en vender la idea de que con Zapatero, España era un hazme-reír diplomática en todo el mundo. Que se reían de nosotros en todos los grandes actos internacionales. Aún espero que alguien en el PP diga lo mismo por la humillación a nuestro país con la presentación de Rajoy como “primer ministro de las Islas Salomón” en la cumbre del clima en Brasil.

Otra mentira destripada.

Y lo de Aguirre… ¿qué me dicen? A mí me recuerda al famoso anuncio del juego del Scattergories. El Scattergories es mío y me llevo, decía el actor del spot, porque no le dejaban ganar con sus trampas y prefería irse con el juego a otra parte. Lo mismo ha hecho doña Esperancita con su arranque absolutista y anti-democrático sobre el Tribunal Constitucional y su fallo sobre Sortu. A mí tampoco me gusta ese fallo sobre los abertzales, pero si tiramos este Tribunal, para eso tiramos toda la vetusta Constitución de 1978. Que bien nos valdría, empezando por la absurda monarquía. Pero que una presidenta regional, que quiso aspirar, no olvidemos, a algo más grande en política nacional, diga algo así, es muy grave. Quiere enterrar el Constitucional porque no le ha gustado su fallo, y cree que lo gobiernan los sociatas-progres. Suele pasar, como ahora los conservadores-peperos mandan en otros órganos judiciales.

¿No vendría mejor abrir el debate sobre que dejemos de politizar la Justicia? Pero para ello, siendo objetivos y ecuánimes. Porque… ¿olvida Aguirre que nadie se quejó cuando este mismo Tribunal Constitucional tiró las partes más polémicas del Estatut catalán que recurrió su partido? Ahí no la vi yo con tantas ganas de fastidiar.

Entre Aguirre, Gil y Gil y políticos bananeros como Chávez no hay tanta diferencia. Políticos populistas que se mueven con arte y desparpajo entre sus bases y sus votantes, pero que son una completa decepción para nuestro nivel político como nación.

Y de cortinas de humo, ¿qué? Los españoles ya somos suficientemente inteligentes y experimentados para saber que casi todos los políticos son iguales, en el sentido de que cuando gobiernan hacen x, cuando están en oposición hacen y, que suele ser la queja de la x, y luego cuando uno pasa a la oposición y el otro gobierna, se intercambian las letras x e y. Pero vamos, que sabemos de qué hablamos: cuando Zapatero y su gobierno tenía que distraer la atención, se hablaba de gays y de leyes de aborto. El PP prefiere cargar contra Gibraltar y otras chorradas. La Eurocopa le ha venido genial a Rajoy. Si ganamos, que es más que factible, ya tiene este Gobierno del PP historia patriótica para rato, que no para Rodrigo Rato.

Desde luego que la imagen del triunfo de Rafa Nadal en la tierra de Roland Garros, donde conquistó su séptimo torneo parisino, fue para muchos el beso con su novia, Xisca. Pero los fotógrafos también captaron otro momento que quedará para el recuerdo. Hablamos del abrazo de Nadal con Pau Gasol, el crack español del baloncesto. Ambos son amigos desde hace tiempo, cuando coincidieron en una campaña publicitaria para una marca de relojes, y han sufrido en los últimos meses los mismos ataques y calumnias desde Francia.

Los guiñoles de ‘Canal Plus’ de ese país les retrataron, así como Alberto Contador o Iker Casillas, como deportistas dopados y tramposos. Nadal fue el más atacado, figurando como un forzudo tenista hormonado para ser más fuerte y resistente sobre la cancha. Pero Rafa nunca ha dado un positivo y es todo un ejemplo de deportividad y esfuerzo en su trabajo, y atacó esas críticas francesas asegurando que todos sus triunfos son resultado del duro entrenamiento de horas y horas diarias.

Por eso, el abrazo que ayer se dieron Gasol y Nadal en la grada de Roland Garros era muy significativo: era el premio al esfuerzo y al prudente silencio tras unos ataques que han continuado incluso hace una semana. Rafa gana por todos los españoles como un campeón, y deja en evidencia a los envidiosos galos.